Hola Mundo

Hola compañeros buscadores de conocimiento. Me llamo Pablo y siempre cuestioné todo aquello que me rodeaba por no verlo real. Con el tiempo fui creciendo y saciando mis necesidades de información acerca del entorno, a la edad de dieciséis años fui contactado por primera vez(que yo recuerde) por una fuerza sobrenatural que se encuentra en harmonía con todos los átomos del universo, esa fuerza inexorable me demostró el sentimiento animal del que no tenía constancia hasta ese momento. A la edad de diecinueve años esa fuerza me llevó hasta su presencia corpórea y solventó todas mis dudas acerca de la existencia, demostró su grandeza haciendo un gesto que me impregnó de sabiduría y comentó que no había más diferencia entre nosotros dos que el tiempo transcurrido, en ese momento ambos poseíamos cuerpos dorados, bajamos dos palmos y pude ver dos marmitas doradas con una especie de plasma dentro, no me atrevía a hacerlo pero él guío mi brazo hacia el interior de una de ellas y pude sentir de forma inmediata un placer indescriptible en cuanto a pronunciación, después ocurrió algo que durante más de diez años me hizo pensar, hubo un fogueo de posibles planes para alumbrar en la humanidad y sembrar el futuro, visualizaciones de características básicas en la programación de la realidad y para finalizar una orden: comunicar la solución a pesar de todo: destrucción del sistema político o nueva extinción. La destrucción del sistema político no hace alusión a la anarquía sino a la sustitución del sistema inviable por uno viable. En Catalunya, €spaña, tenemos serios problemas con el gobierno central que no nos deja ejercer la independencia y constituir una república, muchos de nuestros lectores son latinoamericanos y ya han pasado por eso al independizarse de €spaña en el pasado. Lo importante sería conseguir convertir el sistema político en una especie de Soviet 3.0 para evitar la corrupción del nuevo gobierno, una plataforma donde los ciudadanos sean los senadores. De no suceder esto a corto plazo la humanidad volverá a la edad de piedra, no es lógico dejar poder en manos de nadie, todos somos iguales aunque la economía se empeñe en desacreditar. Por supuesto aquellos que hemos visto y sentido determinados asuntos no tenemos conocimiento de aquello que llaman muerte, para nosotros la muerte es esta realidad, por eso nos resulta extraño el porqué de todo hasta que lo comprendemos, comprendemos que hemos estado viviendo dentro de la mentira de otro, como siempre habíamos presentido. “La broma de la vivir”.